sábado, 21 de abril de 2018

Mersey Mustards: el mundo necesita canciones

Comentario de “Cinco días”, el nuevo trabajo discográfico de la banda cordobesa Mersey Mustards realizado con la colaboración directa de Litto Nebbia.

NOVEDADES

Por Néstor Pousa

Dentro de la inabarcable paleta de colores y texturas que habitan la escena musical cordobesa se encuentran Los Mersey Mustards, defensores del más puro estilo mersey beat, al que deben su nombre, el que se completa con la expresión inglesa mustard (mostaza) en un juego de palabras que alude al apellido de uno de sus integrantes y fundadores. Ellos terminan de editar Cinco días y es justamente Luis Mostaza, que de él se trata, quien nos cuenta de este nuevo disco y resume la historia del grupo: “La banda existe desde 1994 con el nombre Sorry for the Music, hasta que en julio de 2009, una noche en Agua de Oro, le entregamos un demo con tres canciones a Litto Nebbia, de quién somos fanáticos desde nuestra más tierna infancia -acepta Luis- a través de un amigo en común llamado Augusto Troncoso. Fue así que Litto me pide mi mail y promete escucharlo. Inmediatamente al otro día me escribe diciendo Me encantó, no suenan a ninguno de los referentes del rock argentino, me suena a rock inglés de los 60’s”.
“Luego de muchos mails y encuentros personales, Litto decidió producir el primer disco y desde entonces existe un vínculo permanente de idas y vueltas musicales que enriqueció definitivamente a la banda, a la que él mismo bautizó como Los Mersey Mustards”, revela Mostaza.
Los MM están compuestos por: Taufí Flores (batería), Andrés Bertona (bajo), Leonardo Cabo (voz principal) y Luis Mostaza (guitarra), y tienen un miembro “itinerante” (según define el guitarrista) que es Carlos Sada (guitarra y voces), quien además lidera su propia banda, Sullivan.
Registraron a la fecha cuatro discos: Paraíso (2010), el que contiene las tres canciones de aquel primer demo entregado a Nebbia: A Los que sufren por amor, Cuento de Hadas y Manfrey.
Le sucedieron: Nunca me dejes (2012), Un nuevo amanecer (2014) y un DVD: Todo Continuará (2013), todos producidos por Nebbia y editados bajo el sello Melopea.



Flores, Mostaza, Cabo & Bertona
Cinco días, publicado en 2017, es el continuador de la saga y para su concreción no modificaron la fórmula: “Nuestro método de trabajo es simple -confirma- nosotros componemos y grabamos permanentemente (la banda casi no toca en vivo) y le vamos mandando el material a Litto, que opina y decide como un integrante más, pero además como productor. Luego de seleccionar las canciones, grabamos las bases definitivas en nuestra sala de ensayo en Córdoba y él graba sus participaciones vocales, teclados y guitarras en Nuevo Mundo, su estudio porteño, con su ingeniero histórico Mario Sobrino al frente de la consola. La hoja de ruta culmina con el viaje de los MM a la factoría de Nebbia para grabar el resto. Esta última etapa se extendió durante “cinco días”, y fue eso lo que definió el nombre del disco.
Señales inaugura el flamante trabajo, una canción firmada por Leonardo Cabo (letra) y Luis Mostaza (música), un binomio compositivo que se repetirá muchas veces a lo largo del programa de ¡20 canciones! toda una marca para estos tiempos.
La lista de temas es muy pareja y abunda en reminiscencias del beat de los años 60’s (Beach Boys, Los Gatos, esa onda) con predominio de guitarras y teclados (Mellotrón, Hammond, Farfisa) en una muy cuidada estética vintage.
No obstante que en Ciego de fe (de Luis Mostaza) hay aires de la música country western, en el siguiente track, Salgo de ti, vuelven a la senda con una balada que recuerda a Los Beatles de Please, Please me.
Litto Nebbia aporta un tema de su firma, ¿Qué clase de amor tendrás?, un rescate de 1974 extraído del álbum Melopea.
La voz del padre del rock nacional aparece, inconfundible, en los coros de Puedo cantar, una bella canción con letra de Mostaza y música del propio Litto.
Promediando el disco aparece Tapar el sol con un riff de guitarra que lo identifica y un poco más adelante la bella Contar hasta diez sin respirar (de Leonardo Cabo).
Litto retoma su costumbre de ponerle letra a músicas de los hermanos Ingaramo. Aquí es el turno de Cuesta Blanca, un instrumental de Mingui Ingaramo de la época del Grupo Encuentro.
El estribillo de Isabel (pista 19) y su acorde final parecen el cierre ideal de un disco para volver a escuchar varias veces, pero aún nos queda el bis de Sube y baja.
Si el mundo necesita canciones, tal como sentencia el propio Nebbia a modo de prólogo en la lámina interna que acompaña el cd, los MM cumplen holgadamente con esa premisa: “Son 20 canciones... ¡y eso que él descartó otras 20!”, dispara Luis Mostaza con una carcajada.


jueves, 22 de marzo de 2018

The Pretenders: teloneros de lujo

La presencia de la banda liderada por Chrissie Hynde, como artista invitado, hizo que la visita de Phil Collins a Córdoba fuera doblemente irresistible. Enrico Barbizi, músico anfitrión.

Por Néstor Pousa

Cuando a finales del año pasado trascendía que esta nueva gira de Phil Collins prometía como teloneros a The Pretenders aventaba cualquier duda sobre si ir o no ir a presenciar el regreso a los escenarios del ex Genesis tras su obligado retiro por problemas de salud.
A priori cualquier conjetura se volvía innecesaria, porque era muy tentadora la oferta de ver a estos dos artistas fundamentales de la música pop a escala planetaria en un mismo escenario, el mismo día y por el mismo precio.
A poco de anunciada la gira, a la fecha en Buenos Aires se le sumó la escala cordobesa, confirmando a esta plaza como la segunda más importante del país. El estadio de Instituto, en el corazón del barrio de Alta Córdoba, sería la sede elegida ante la negativa, por capricho o impericia, de las autoridades municipales de no ceder el Kempes, sin dudas un lugar logísticamente más apto para este tipo de eventos macro.
Total, al fin y al cabo, el público igual sacará su ticket y se aprestará para ver a su banda favorita en las condiciones que le impongan las autoridades y/o productores de turno.
Y así llegó el día del concierto, precedido por los comentarios que llegaban desde las diferentes plazas que previamente recorría la gira: Brasil, México, Perú, Chile, Uruguay. Sabíamos que por sus achaques esta vez Collins no podía tocar la batería, ni el piano piano. Se decía que afrontaría todos los shows del tour sentado en una butaca. Pero lo más impactante fue verlo ingresar al escenario casi encorvado y valiéndose de un bastón.

La lista de temas no superaría los 90 minutos de duración y un solo bis para finalizar. Un programa demasiado escueto para los estándares internacionales, y más en este caso por tratarse de un artista tan prolífico tanto al frente de Genesis, como en su carrera en solitario. Pero seguramente era más de lo que su maltrecho físico podía ofrecer en esta instancia, y también a eso los fans se tendrían que adaptar.
Es ahí donde cierra la idea de The Pretenders como artista invitado (para algunos puede sonar despectiva la categoría “teloneros” o “banda soporte”). La banda fundada y liderada desde 1979 por Chrissie Hynde ofrecería un set de 60 minutos que haría más suculenta la función. Además agregaba un nuevo atractivo para asistir al show. Como resistirse a la tentación de ver en acción a otra de las bandas determinantes del rock y el pop de los '80.
A las 20 hs en punto apareció Chrissie Hynde en el escenario de inusual pelo rubio, chaqueta y remera alusiva a la banda, seguida por la actual formación: el miembro fundador Martin Chambers en la batería, James Walbourne en guitarra, Nick Wilkinson en bajo y Carwyn Ellis en teclados.
Alone fue el primer tema que sonó, y único que repasarían del disco homónimo publicado en 2016, lo más actual que entregaron. El resto sería una variada selección de singles de todas las épocas. KidMessage of love y My city was gone, le darían paso a la impresionante balada Hymn for her (con una especie de dedicatoria a Phil Collins) en la cual Chrissie luce su extraordinaria voz de tono profundo y seductor, atributos que la llevaron a convertirse en una de las vocalistas más personales del rock.
Rockearon con Night in my veins, pero la mayoría de los asistentes que esperaban por el número de fondo recién acusaron recibo con la seguidilla de hits del final. Corearon el estribillo de Don´t let me wrong, se mecieron con otra gran balada como I’ll stand by you y finalmente con Middle of the road terminaron de caer en la cuenta que una de las bandas insignes del pop mundial de las últimas tres décadas había pasado por la ciudad.

Un Barbizi auténtico

No obstante, los comandados por Hynde no fueron el único número soporte de la gran jornada cordobesa, en el primer turno Enrico Barbizi, oficiando de músico anfitrión, fue el encargado de abrir el show. Cantante y pianista de singular estilo, autor y compositor de prolífica trayectoria con siete discos editados y uno en camino (Cable Canal es su título), Enrico expresó su alegría en las redes anunciando la noticia tan sólo 48 hs antes y colgando al otro día del show la siguiente frase: “Nunca dejaré de sembrar, pero un olor a cosecha se asoma, y es un bello aroma”. Un Barbizi auténtico.


Lugar: Estadio Instituto Atlético Central Córdoba
Fecha: 19/03/2018
Asistencia: 25.000 personas

martes, 20 de marzo de 2018

Phil Collins: regreso con gloria


Con todas las limitaciones físicas que lo afectan, el ex Genesis ofreció un concierto inolvidable en Córdoba. Aquí la crónica.

RECITALES DE COLECCIÓN

Por Néstor Pousa


Foto: La Nación (edición digital)
Eran los primeros años de la década del ‘80 y una tarde como tantas me encontraba recorriendo disquerías de la ciudad en búsqueda del disco que contenía un tema de Phil Collins que había escuchado. No tenía demasiados datos de esa canción y del disco, en tiempos en que la internet todavía no había acudido en nuestra ayuda, y lo que hice fue canturrear el estribillo al dependiente de una de las tiendas de discos. “Ah! -exclamó el pibe, al tiempo en que se le iluminaba la cara- es el tema de las trompetas!”, agregó con la satisfacción de quien responde la pregunta del millón. La canción que buscaba se llama I cannot believe it’s true perteneciente a Hello, I must be going (1983), segundo álbum solista del líder accidental que tuvo Genesis
Por más que no fueras fanático del Genesis de la segunda etapa y no te hubiera maravillado su conversión a artista en solitario, no había forma de que alguna de las universales tonadas del viejo Phil no se te adhieran como chicle al zapato. Su gran virtud, imperdonable para muchos, pero celebrada por millones, fue transformar a una de las bandas icono del rock progresivo, Genesis, fundada por Peter Gabriel, en uno de los colosos de la música pop bailable y vendedora de discos con cifras record desde el segundo lustro de los ’70 y hasta buena parte de los ‘90.
No obstante, aquel joven baterista que tuvo que audicionar entre otros tantos para poder ingresar a Genesis cuando ya estaba formada y con dos discos editados, el mismo que luego de cinco años tuvo que reemplazar, sin pretenderlo, a Gabriel cuando este abandonó el proyecto, y no sólo en la voz sino en el rol de líder, se las compuso para mantener firme el timón de semejante nave y a la vez, desde 1981, inaugurar en paralelo una carrera solista tan o más exitosa que con la legendaria banda.
Así empezó a facturar hits por decenas. La historia es demasiado larga para condensarla en esta nota que intenta ser la crónica de un show, en realidad de un concierto de colección, el que ofreció Phil Collins en Córdoba, su debut en esta importante plaza.

Algunos años atrás no dábamos crédito a la noticia de que Phil Collins abandonaba los escenarios por serios problemas de salud. En su reciente autobiografía publicada en 2016 que lleva el sugerente título Not dead yet (Aún no estoy muerto) aclara con crudeza y algo del típico humor negro inglés los detalles de los problemas físicos irreversibles que lo afligen y de su adicción al alcohol que casi lo arrastra a una muerte temprana.
Tan sorprendente como aquella, aunque mucho más esperanzadora, fue la novedad que volvería a los escenarios en una nueva gira mundial que, abarcando Sudamérica, lo traería por segunda vez a Buenos Aires.
La gira que lleva el mismo nombre de la autobiografía incluyó una escala en Córdoba, el lunes 19 de marzo en el Estadio de Instituto en el barrio de Alta Córdoba (un evento que si no fuera por capricho de la Municipalidad de Córdoba debió realizarse en el Estadio Kempes) ante una multitud de fanáticos de un variado rango etario.
Puntualmente a las 21.30 Collins ingresó a escena acompañado por sus músicos y ayudándose con un inseparable bastón para ocupar una butaca en el centro del escenario de la que no se levantaría durante todo el show. Verlo en vivo y directo fue confirmar tanto la estatura de su leyenda y legado musical, como comprobar sus graves problemas de desplazamiento, tan evidentes que conmueven. Resulta obvia en este sentido la comparación con Charly García, pero a diferencia del ídolo argentino, el inglés conserva su particular timbre de voz casi intacto en las baladas que inauguraron las primeras ovaciones de la noche. El inicio con Against all odds y Another day in paradise explican porque en el auditorio hay mayoría de parejas que seguramente alguna vez bailaron esas melodías. Una imponente big band acompaña y contiene al ídolo con elocuente cariño. En ella se destacan músicos de probada experiencia como el bajista Leland Sklar y el primer guitarrista Daryl Stuermer, con muchos años respaldando al líder. En la batería aparece Nicholas Collins, que con tan solo 16 años reemplaza a su padre con solvencia. La banda suena increíble, por momentos exuda aires latinos gracias a la presencia de los vientos, la percusión y un set de coristas magistrales. 

Foto: La Nación (edición digital)
Llegará el momento de rendir un homenaje a su antigua banda, Follow you, follow me es la elegida junto a un collage retrospectivo de fotografías proyectadas en las pantallas del escenario. La canción es de 1978 y la más antigua del repertorio de esta gira, tal vez por eso el público parece no inmutarse ante su inmortal estribillo. Esa y dos más, Throwing it all away e Invisible touch, son las únicas que decide repasar de Genesis, el resto será puramente material solista, el que sí es aprobado con ganas, como todo lo producido desde el período ochentoso en adelante.
Dentro de una larga lista de grandes clásicos que incluye Separate lives, You can’t hurry love, Dance into the night y la infaltable Sussudio; se cortaron solos dos momentos insuperables: la gran versión de On the air tonight, aquel primer gran hit solista de 1981 escrito para lucimiento de la batería; y el que resultó del dueto con Philip Bailey titulado Easy lover, un éxito de discotecas. En esta oportunidad el cantante de Earth, Wind & Fire es reemplazado por una de las coristas quien logra que, a pesar de sus dolencias, Collins saque a pasear una vez más su veta histriónica.
Noventa minutos clavados son los que dura el concierto, su físico no parece resistir más que eso. Por lo tanto concede un solo bis (Take me home) que cantado a coro con el público le da un final de película a la noche y a un concierto que emociona de principio a fin.

Lugar: Estadio Instituto Atlético Central Córdoba
Fecha: Lunes 19/03/2018
Asistencia: 25.000 personas

miércoles, 24 de enero de 2018

Dread Mar I en el histórico escenario faldense

Foto: Nico Papa
RECITALES

Por Néstor Pousa

Todo lo que necesita un artista de música pop es imponer un hit, y Mariano Castro, conocido profesionalmente como Dread Mar I, encontró con Tú sin mí un exitazo de esos que te propulsan hacia otros niveles de popularidad. 
El solista de reggae fue la nueva apuesta que el productor privado Matías Cibin y su equipo de trabajo de XL Abasto, con auspicio de la municipalidad local, programó para esta temporada de verano en el Auditorio Municipal de La Falda. 
Fue la noche del 19 de enero, calurosa y con un alto porcentaje de humedad, que tras la actuación de Botánica Reggae, banda de la ciudad de Córdoba que ofició de soporte, pasadas las 23.30 aparecía por primera vez en el histórico escenario faldense el cantante y compositor de reggae más popular del momento, ante una aceptable cantidad de público. Luego de la introducción instrumental que entregaron Los Guerreros del Rey, banda de reggae roots que lo acompaña, apareció el solista luciendo remerón amarillo, nikes del mismo color y la clásica gorra de lana que al quitársela descubre sus larguísimas rastas. 
De esta forma, el artista que es reconocido en buena parte de Latino América, se dedicó durante casi una hora y media a repasar su extenso repertorio ante un público compenetrado que no paró de cantar y menearse con el flow cadencioso del ritmo originario de Jamaica. Fue un tema tras otro, sin solución de continuidad, ni tiempo para largos discursos, una brillante selección de canciones que se ajustan a una temática principalmente romántica, hasta rematar sobre el final con Tu sin mí, el one hit wonder que puso en foco a todo lo que lo precedió y lo que llegó después.  


martes, 23 de enero de 2018

Planeador de alto vuelo

TRIBUTO A SODA/CERATI

Por Néstor Pousa

Si hay una banda que impuso mucho más que un hit, esos fueron los Soda Stereo que tienen en los cordobeses de Planeador V a una de sus más eficaces bandas tributo, un proyecto que ya celebró un poco más de década de actuaciones.
Si bien es cierto que el repertorio de la banda que lideró Gustavo Cerati es incuestionable e inabarcable, tanto como la obra solista de este, no menos cierto es que provocar un regreso a los dorados 80/90 puede resultar resbaladizo si no se cuenta con los atributos necesarios. Lo de Planeador V es efectivo porque se basa en la solvencia de sus integrantes. Ellos, que humildemente se definen como “un grupo de fans que le rinden tributo al maestro”, tienen en Daniel Tapia a un cantante que no sobreactúa, ni abusa de un registro que por momentos recuerda al de Cerati, un bajista y un tecladista que con sobriedad no se desplazan de su metro cuadrado de escenario. Claro, las performances más destacadas hay que buscarlas por el lado de la guitarra que replica cada uno de los sonidos originales de los temas y en el baterista, de un rendimiento tan sobresaliente que es imposible que no acapare todas las miradas, se trata de Matías Sabagh, anoten ese nombre, es el mismo que vimos tras los tambores de The Greets.
Al margen de los clásicos de Soda, algunos “lados b” y un breve repaso por la etapa solista. de Gustavo, que la gente esperaba escuchar, es un placer extra chequear en vivo y directo las partes instrumentales en donde el cantante se refugia tras bambalinas para que brille la banda en toda su magnitud e intensidad, lo mejor en este sentido fue la versión de Lago en el cielo (Cerati solista).
Este fue el segundo año consecutivo que la Secretaría de Turismo de La Falda programó a Planeador V en La Falda bajo las Estrellas y a juzgar por la respuesta del público, la banda ya se convirtió en un clásico del ciclo veraniego con entrada libre y gratuita.


domingo, 14 de enero de 2018

Enrico Barbizi solo piano

Foto: Silvia Olmedo
EN CONCIERTO

Por Néstor Pousa

Con siete discos editados Enrico Barbizi es uno de los autores compositores más prolíficos de Córdoba, así como un intérprete muy personal, de una voz única (si me pongo vintage, por momentos me recuerda un toque a Raúl Porchetto).
La noche del jueves 11 de enero trajo sus canciones a La Nogalera de Villa Giardino en un formato poco habitual para él. Solo con su piano para entregar un repaso en modo random por su extenso repertorio. “No sé para qué hago lista de temas si después cambió todo” dispara, promediando un show intimo e interactivo para unos pocos afortunados espectadores que se enteraron que esa noche estaría allí.
Es interesante ver cómo funcionan solo al piano canciones como Un punto entre dos líneas que en su versión original, grabada para el disco Otropedia (2014), contó con un equipazo formado por: Lula Bertoldi, José Gómez, Palín Sosa, Juan Toch, Jorge Galizia y Juan Cruz Peñaloza como productor.
Y así con cada una de las canciones que repasó, todas .precedidas por su correspondiente apostilla para hacer más sabroso aún el menú musical en la cálida noche giardinense.

Hay que decir que la sala La Nogalera, un acogedor espacio con todo lo necesario para este formato de conciertos, que la Biblioteca Popular Leopoldo Lugones dispone en su sede de Villa Giardino, programa una muy interesante agenda durante todo el año, la que se pone más intensa durante los meses de verano. Es por eso que sugerimos consultar semanalmente en su perfil de Facebook (La Nogalera) para luego no tener que lamentar habérselo perdido a Enrico Barbizi.    

martes, 9 de enero de 2018

Tuti Ruggiero: debut bajo las estrellas

Foto: CUBO Media
El cantante y compositor nacido en Quilmes, Buenos Aires, y hoy radicado en Villa Giardino, tuvo un muy buen debut en el escenario de “La Falda Bajo las Estrellas”.

RECITALES

Por Néstor Pousa

Nació en Quilmes y vivió en Vicente López, pero desde hace cuatro años eligió Villa Giardino como su nuevo lugar en el mundo. Con una carrera como músico solista en marcha y dos discos editados como carta de presentación, empezó a buscar lugares donde poder mostrar su música y este verano, luego de insistir, por fin se le empezaron a abrir espacios de difusión. Hoy Tuti Ruggiero, de él se trata, tiene por delante una agenda de actuaciones que lo entusiasma, pero sin dudas que su debut en el inicio de una nueva edición de La Falda Bajo las Estrellas era uno de los compromisos más importantes que debía afrontar, por la importancia que acredita el ciclo y porque precedería en el escenario nada menos que a Javier Calamaro, uno de sus músicos favoritos y referente del estilo de música que él defiende.
Ruggiero tiene a favor un capital muy importante que son sus propias canciones, especialmente las de Mil preguntas, su segundo disco solista editado en 2013 y distribuido por Sony Music. Un trabajo que lo tuvo como productor artístico, tocando guitarras acústicas y cantando en las once canciones de su autoría. Además del aporte del reconocido Indio Márquez en la producción musical junto a Marcos Rodríguez.

Tuti asumió su estreno en  el escenario faldense con la responsabilidad que la ocasión merecía y dispuesto a hacer conocer sus más recientes composiciones que van por el camino del folk rock de guitarras slide y punteos prolijos. Canciones country (Deja estar contigo) un estilo poco frecuentado en el rock argentino; la balada (A mi lado), el rock (Aquí), la balada rock (Ida y vuelta), hits de melodías pegadizas (Princesa) y las referencias a su lugar de origen (Buenos Aires ¿dónde está?).
Como un auténtico hijo del rock nacional rinde tributo a sus mayores con una selección de covers que insertará entre sus propias creaciones. En honor al artista central de esa noche hará su propia versión de No me nombres. Demostrará las cualidades de su voz para cantar blues con un clasicazo de Pappo como es Desconfío. Y rockeará a placer con otra del Carpo, Sube a voiture. Y para redondear una lista perfecta repasará alguna de las pistas de Sin ser quien soy, su primer solista datado en 2009.

Respaldado por una banda completa y aún en formación, integrada completamente por músicos locales, Tuti Ruggiero aprobó su primer examen ante un público de locales y veraneantes reunidos en la intersección de Edén y San Martín. Si se lo perdieron, a no desesperar, porque además de los distintos lugares de Punilla que recorrerá en la actual temporada estival (pubs y escenarios abiertos de Huerta Grande, La Cumbre, Capilla del Monte y su ciudad adoptiva, Villa Giardino), seguramente la que pasó fue la primera de una serie de presentaciones faldenses que no tardarán en llegar.

domingo, 7 de enero de 2018

Juan Cruz Peñaloza: música para curar las heridas

Peñaloza, Ceballos & Dall'Amore
El Museo Ambato de La Falda estrenó su ciclo de conciertos 2018 con el notable pianista Juan Cruz Peñaloza. Sus organizadores prometen frecuencia semanal durante todos los sábados de enero y febrero, con grilla a confirmar.

EN CONCIERTO

Por Néstor Pousa

El pianista y compositor Juan Cruz Peñaloza tiene profundas raíces que lo vinculan con La Falda. Aquí vive su madre Nora, que además integra la Asociación Amigos del Museo Ambato, por lo tanto no sorprende cuando asegura: “El Ambato ya es como mi casa”.
Esa conexión de Juan Cruz con esta ciudad se prolonga desde que, siendo muy joven, vino a tocar con el Trío 4 de Luis Lewin en las recordadas veladas musicales del pub Tante Ida. O como cuando en el mismo espacio, que más tarde tomaría el nombre de Ugolino, aparecería una noche de hace unos cuantos años acompañando a Los Músicos del Centro en una de las últimas encarnaciones de esa agrupación imprescindible de la música producida desde Córdoba. Y entre tanto músico groso Juan Cruz aparecía como un niño prodigio con destino del pianista notable en que se convirtió en la actualidad.
Estas referencias biográficas cobran sentido porque fue con el mismo Peñaloza que los Amigos del Ambato estrenaron la versión 2018 del ciclo de conciertos en los jardines de la antigua casona-museo el pasado sábado 6 de enero, una propuesta musical alternativa que se suma a la vorágine de shows que la ciudad y la provincia ofrece al visitante durante las vacaciones de verano.

Juan Cruz Peñaloza se manifiesta conmovido ante la magnificencia del lugar y con esa inspiración elige un tema propio para iniciar su concierto, La Fuente, dedicado al gran Manolo Juárez, su maestro y amigo. Acompaña su exquisita interpretación al piano, Franco Dall’Amore en guitarra. Y juntos lograrán una dupla perfecta e inseparable durante todo el recital.  Juan Cruz añade que dicho tema está incluido en Alma de Resonancia, título del disco que grabó en Madrid en 2013, un trabajo que además de confirmarlo como un notable intérprete, revela su veta compositiva en la mayoría de los temas que conforman la placa, las que comparten lista con piezas de Raúl Carnota y Cuchi Leguizamón.

Pero a su concierto del sábado 6 de enero al que bautizó Cuando el arte ataque (más adelante verán por qué) está consagrado no a la obra propia sino a la de otros autores que, aunque no lo dijo, seguramente también fueron fuente de inspiración del pianista que se mueve como pez en el agua por el jazz, el jazz-rock, la bossa nova, el folklore, la canción popular y la música contemporánea (“No me pidan reggaetón”, aclaró jocosamente). Y así, como segundo tema apareció Samambaia, para luego invitar a la cantante del grupo Moira Ceballos en Soledad Jujuy 1941, una letra de Atahualpa Yupanqui musicalizada por Pedro Aznar.
Uno de los momentos más celebrados llegaría con DLG, la baguala de enigmático nombre compuesta por Fito Páez para Giros, su disco de 1985. “Yo no tenía que cantar, pero era un gusto que me quería dar”, se justificaba luego del show Juan Cruz, que animado por el buen ambiente que se había generado asumió la voz principal en ese segmento al que también se le sumó el cuarto invitado de la noche, Claudio Pacheco, en bombo legüero y cajón.

Alentados por el resultado fueron aparecieron nuevos momentos de elevada factura como Superhéroes en la cual Peñaloza se enfunda maravillosamente en los dedos de Charly García. Le seguirían: una milonga y El olvidao, la chacarera del Duende Guernica con un texto de efecto catártico que logró sacar algunas palmas de la ilustre platea. 

Solo restaba definir el sentido del título. Cuando el arte ataque es una canción compuesta Spinetta para La la la, disco surgido de la ocasional alianza protagonizada por el Flaco con Fito Páez, producto de la amistad y la mutua admiración. Cuando el arte ataque en la interpretación del cuarteto de Peñaloza-Dall’Amore-Ceballos-Pacheco funciona como el leitmotiv del encuentro y la invitación a sumarse a los coros, aunque más no fuera en los bises, junto a la siempre protectora energía de Luis Alberto dando vueltas como parte del aire. 

martes, 28 de noviembre de 2017

Tarja: diosa del metal sinfónico

RECITALES

Por Néstor Pousa

La reina del metal sinfónico Tarja Turunen (Tarja Soile Sussana Turunen Cabuli, tal su nombre completo) acredita en Córdoba un público propio. La cantante finlandesa, exvocalista de la banda Nightwish, eligió para su tercera visita a la capital de la provincia, ocurrida el viernes 24 de noviembre, el espacio del XL Abasto.
Esta vez el pretexto fue la Gira Shadow Shows, presentación formal de su más reciente trabajo titulado The Shadow Self (2016), un disco oscuro según lo definiera su creadora, del cual esa noche repasó canciones como Demons in you, Undertaker, Love the hate, Too many y Calling from the wild.
Para quien alguna vez la vio en vivo, Tarja es una simbiosis perfecta de mujer fatal (luciendo un impactante vestido de viuda negra o falda con ajustadas calzas) y artista que busca empatizar en todo momento con sus fans. El idioma no es una barrera para ella, ya que domina la lengua española a la perfección aunque con la dicción derivada de su lengua madre, una característica que a su gran carisma le sienta bien.
Así despliega todo su encanto y energía sobre el escenario, respaldada por una banda efectiva y profesional, luciendo su poderoso registro vocal que es marca registrada de esta auténtica diva del metal.
En un show que no tuvo altibajos sobresalieron un sorpresivo intermedio casi unplugged en donde los músicos reagrupados en semicirculo al borde del escenario demostraron que pueden ser sutiles sin perder nervio. Mientras que el otro gran momento se desprendió de Colours in the dark, el exitoso disco de 2013. Los fans deliraron con la trilogía compuesta por 500 letters, Lucid dreamer y la infaltable Victim of ritual.

Lugar: XL Abasto
Fecha: 24/11/2017
Asistencia: 1000 personas

martes, 14 de noviembre de 2017

Miguel Mateos: No está solo en América

RECITALES

Por Néstor Pousa

El segundo semestre del año que llega a su fin no dejó demasiadas cosas para comentar en cuestión de espectáculos musicales en Córdoba. No hubo golpes de efecto en lo que se refiere a recitales, algo a lo que nos habíamos bien acostumbrado en el último lustro. Sea por un estado de inestabilidad financiera (eufemismo por crisis), sea porque no hubo durante 2017 producciones discográficas nacionales o extranjeras que lo ameriten, o tal vez por la suma de ambos argumentos, nos quedamos esperando cerrar el año con "ese gran concierto" que nunca llegó.
Sin embargo anoté algunos momentos más que interesantes, a saber. Miguel Mateos vino sobre fines de año como parte de la Gira 30 Años de Solos en América, un disco publicado en 1986 y que tuvo verdadera relevancia en la carrera del exlíder de Zas. La cita para el revival fue el 11 de noviembre en Quality Espacio con Mateos tan grandilocuente como ya lo conocemos. Un artista que a cada gesto, por mínimo que este sea, lo transforma en algo ampuloso. Basta con ver el inicio del show en el cual mediante la enorme pantalla de leds simula su llegada en helicóptero, un recurso simple pero efectivo para iniciar una nueva presentación en Córdoba con el hit Llámame si me necesitas y de ahí en adelante seguir con la lista completa del disco que en tamaño doble fuera grabado en Los Ángeles junto a Cachorro López (bajo), Alejandro Mateos (batería), el Negro García López (guitarra) y Julio Lala (teclaos), el ZAS de aquellos años. Ámame ahora, Libre vivir, Si el amor existe, Hagamos el amor, Mi sombra en la pared, Es tan fácil romper un corazón, Dejen las armas (junto a los Niños Cantores de Córdoba, de un desempeño tan sobresaliente que conmovió al mismísimo Mateos), Solos en América y Cuando seas grande; reproducidos con excelente nivel ante una platea absolutamente colmada y atenta a cada movimiento o guiño del solista.
Para la ocasión él se expresó de esta manera: “Solos en América fue un disco riesgoso porque le tocó suceder (al exitoso y multivendedor) Rockas Vivas,  y fue aquí, en Córdoba, donde sonó por primera vez cuando en Buenos Aires no lo entendieron”. Así certificaba Miguel su idilio cordobés que, a juzgar por lo que sucedió esa noche, parece haberse fortalecido con los años.

Lugar: Quality Espacio
Fecha: 11/11/2017
Gracias! Fatima Siri - Prensa

sábado, 16 de septiembre de 2017

Radio Roquen Roll #2: Que sea rock, en cordobés

RRR#2 (1985-2001), y su flamante edición en DVD
El periodista y videasta Martín Carrizo está presentando la segunda parte de su documental sobre el rock cordobés. Luego del doble estreno en Córdoba y Buenos Aires, anuncia ahora una nueva protección y la reciente edición en formato DVD.

DOCUMENTALES

Por Néstor Pousa

Ponerse al hombro la menuda tarea de contar enciclopédicamente cómo se gestó el rock de Córdoba desde su más profundo origen no parece ser una tarea fácil, sobre todo si se hace desde la más absoluta independencia y autogestión. Es más de medio siglo de historia, en muchos casos inédita y absolutamente desconocida incluso para los seguidores y aficionados al género. Pues bien Martín Carrizo, periodista, documentalista, coleccionista y melómano, se impuso el desafío y luego de su reveladora Radio Roquen Roll (parte 1) estrenada en mayo de 2014, y luego de un nuevo e intenso trabajo recopilatorio, se encuentra presentando en el curso de este año la segunda parte de la saga, que incluyó doble estreno en ciudad de Córdoba (2 funciones a sala llena en mayo pasado) y Buenos Aires, y la reciente salida en formato DVD. Sobre todo esto nos responde en esta entrevista.

  -¿Cuál fue la motivación principal para realizar una investigación tan exhaustiva sobre el rock de Córdoba? 

  “Creo que mi marcada melomanía puede ser la mayor motivación. No es un documental que responde a los estándares pre-establecidos, sobreabunda la información y quizás algunos espectadores puedan sentirse abrumados con la cantidad de datos que incluye. No me desvela. A otros “melómanos” como yo les encanta. No existía esta historia contada en ningún formato, ni lugar. Otra fuerte motivación seguramente tiene que ver con el descubrimiento de toda esta historia por mi parte. En los ‘80 era muy chico y no tuve un hermano mayor, padre o primo que me llevara a un recital de rock. Comencé a descubrirlo por mi inquietud ya más en los ‘90”.
  -¿Fue complejo llegar a cada uno de los protagonistas? teniendo en cuenta que algunos de ellos actualmente están alejados del ambiente de la música.  

  “Fue complejo coincidir en horarios y alinearnos para dedicarle un tiempo productivo al encuentro protagonista-entrevistador. Siempre tuve la mejor predisposición de todos los que participaron con su relato. Algunos pocos dijeron que no y su historia se contó igual. Hubo personajes a los que hubiera querido mostrar, pero no se pudo. Pero como la verdadera estrella de los dos documentales RADIO ROQUEN ROLL es la historia del rock cordobés, ninguno resultó imprescindible”.
Martín Carrizo, fuente confiable del rock cordobés
  -Decís que la verdadera estrella de este trabajo es la historia misma, no obstante ¿qué figura te hubiera gustado entrevistar y por alguna causa no está en los créditos?  

  “Sí, lo sigo afirmando. Pienso y repienso y no creo que ninguno de los músicos referenciados o entrevistados asuma la categoría de imprescindible. Hay mucha gente que me hubiera gustado incluir con su testimonio, pero está presente de algún modo, con un show en vivo, foto o referencia de otro músico. Te puedo nombrar a dos: Mario Bulacio que fue una figura fundamental en el under de la segunda mitad de los '80 con Los Enviados del Señor. Lo perseguí bastante, pero no pudimos coincidir ya que vive en Buenos Aires y no viene habitualmente a Córdoba. Igual su historia está más que presente en RRR #2. Otro con quien insistí en un par de oportunidades es Germán Arrascaeta. Todos lo conocemos como el periodista de espectáculos de La Voz del Interior, pero tuvo una fuerte participación con Quema de Bienes y El Final de la Arboles en los '80. Su negativa a participar justamente vino por el mal recuerdo del final de esta última banda”.

  -Tu trabajo muestra en altas dosis el típico humor cordobés y no hay dudas que sin las espontáneas intervenciones de personajes como Hueso Horsmann, Perro Emaides o Cuchu Pillado, por caso, el relato podría haberse tornado demasiado solemne. ¿Fue algo que te planteaste previamente?   
  
  “No me lo planteé en la previa, pero sabía que tenía esa característica a mi favor. En la parte 1 surgió de manera espontánea. Nunca había pensado usarlo a mi favor, pero fueron muy inspiradores los relatos de gente como Pitucho Vilella y Francisco Sarmiento, entre otros. Apenas lo grabé al Pancho sabía cómo tenía que cerrar la película y siempre la pensé con ese final "muteado". En la pre-producción de la parte 2, ya sabía que quería ponerle esa cuota de humor cordobés en algunos relatos puntuales como los de Tincho Siboldi, Hueso Horsmann y el Perro Emaides. Pensaba cerrarlo con un chascarrillo del Perro. No fue así, pero su participación a lo largo de todo el documental es monumental, muy divertido. Quien me sorprendió gratamente es el amigo "Cuchu" Pillado. No lo conocía personalmente, pero luego de tomar su registro me encontré con otro desopilante relato cordobés".

  -¿Quedaste conforme con la recepción que tuvo en el público esta segunda parte de tu investigación?  

  “Sí, más que conforme. Agradecido a quienes se acercaron a las 2 fechas, un domingo por la noche, especialmente a la primera con amenaza de tormenta. La gente salió muy contenta y se dieron, al igual que en 2014 con la parte 1, muchísimos encuentros de gente que no se veía por más de 30 años. Estuve recibiendo mensajes por varios días de todos los que asistieron. Todos me contaban cual había sido su sensación y eso fue lo más emotivo para mí. A modo de ejemplo te cuento lo que me dijo Simón Templar de Tridente: “A mí me emocionó la parte de Foto-feroz…” (histórico foto-rocker que cuenta su historia en la movida de los pubs noventosos). A todos les llegó de manera distinta".

  -Te convertiste en una fuente confiable sobre la historia del rock de Córdoba y los músicos te demuestran permanentemente su agradecimiento por este rescate ¿qué sensaciones te producen ambas consecuencias?  

  “Una alegría inmensa y también un compromiso muy fuerte. No lo siento como presión. Siempre me encargo de aclarar que no soy el dueño de la verdad absoluta y que todo lo que relato a modo de documental es perfeccionable (sic). Es una muy buena aproximación a lo que pasó, con datos contados por sus propios protagonistas y hechos fundamentados en fotos, notas gráficas, filmaciones, etc. En una de las tantas notas de prensa que hice en la previa de este último estreno, me preguntaron que era el éxito para mí. Pues creo que es eso, poder presentar un trabajo y que a alguien le sirva, que a alguien le llegue y quizás lo modifique en algo. Mucho más allá de un rédito económico, que casi nunca llega en este tipo de trabajos ultra-independientes”.

_____________________________________________________________________________


"Quizás sí exista un RRR#3 pero no en formato documental"
_____________________________________________________________________________

   -Sabemos que RRR#2 formará parte de la programación de la Feria del Libro en Córdoba y que está recién salido de fábrica la edición en DVD. Contanos sobre eso.  

  “Sí, tuve la suerte de ser invitado por Guillermo Franco a formar parte de una actividad por los 50 años del rock nacional en el marco de La Feria del Libro Córdoba 2017 que se realiza en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Esto será concretamente los días Jueves 21/09 a las 23 hs. con la proyección de RADIO ROQUEN ROLL 1, en la previa estaremos conversando con el periodista César Pucheta. Al día siguiente, en igual lugar y horario, seguirá con la proyección de RADIO ROQUEN ROLL #2, el periodista que me acompañará en esa oportunidad será Juan Manuel Pairone".

"La edición en DVD de RRR #2 acabo de recibirla y es un trabajo hecho a pulmón, absolutamente independiente. Contó con la autoría de Hernán Centeno (quien también se encargó de la edición de la película digital) y la gráfica de Marcos Bima, en base a un diseño original de Santiago Guerrero. Las tres personas nombradas también son músicos, lo que le permite tener un plus al trabajo final que sólo ellos le pueden dar. En estos tiempos que parece casi inútil encarar una edición física, la llevé a cabo para poder completar la llegada a Bibliotecas Populares de la provincia (tal cual ocurrió con la parte 1), gracias a un programa de fomento de ediciones literarias de la Legislatura Cordobesa. También mucha gente me preguntó cómo conseguir una copia para atesorar en sus casas. Los ejemplares por ahora se consiguen escribiendo a mi facebook personal o el de la película. También estarán disponibles en Cineclub los días de las proyecciones” (Nota: el DVD tiene un costo $200).

  -Con las imágenes finales de RRR#2 (un drone mostrándonos la ciudad como nunca antes la habíamos visto) queda flotando la necesidad de una nueva secuela que aborde el período “2001-presente”, ¿Sentís la necesidad de darle un cierre definitivo a la historia?


  “Nunca lo pensé por ese lado al final. Cuando comencé a buscar imágenes para el cierre, me di con algunas que tomó una persona que se dedica a filmar con esta tecnología. Las compré y se fusionaron de una manera casi perfecta con una canción inédita de SOSTEN, escrita en la Córdoba noventosa del intendente Kamerath y grabada en 2005 entre Córdoba, Buenos Aires y Guadalajara. Se armó un clip muy urbano, como todo el documental, pero con imágenes súper actuales. Y sí, varios me dijeron eso: ¿Cómo sigue? Por el momento no está pensada una parte 3 para mostrar el rock cordobés del nuevo siglo. Quizás sí exista RRR#3 pero con otro formato, no el de una película documental”. Y así Martín nos dejará el enigma sin resolver, hasta nuevo aviso.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Barrocos y spinetteanos

Alabarces - Naief - Diehl
Presentación del trío “Barroco tal vez” en el ciclo de música en el Museo Arqueológico Argentino Ambato de La Falda. Se escucharon obras de Telemann, Vivaldi, Piazzolla, Spinetta, Morricone, entre otros.

EN CONCIERTO

Por Néstor Pousa

El sutil, imperceptible para algunos, juego de palabras que encierra el nombre del trío descubre tanto el estilo de música que abordan como una indudable devoción por el legado musical de Luis Alberto Spinetta. Al trío se lo conoce como Barroco tal vez  y quien lleva la voz contante explicará cuando llegue el momento el porqué del nombre. El de la voz contante es Jorge Alabarces, que ejecuta una antigua flauta traversa, un “Fito Páez barroco” que sin su elocuencia y sus presentaciones con notas de fino humor tal vez este concierto de música clásica hubiera sido demasiado solemne. Lo secundan Alicia Naief en clave y Selene Diehl en oboe barroco y oboe d’amore, y aclaran que todos los instrumentos son originales del siglo XVIII, al igual que el violoncello que toca Nina Diehl, la invitada especial que tuvo el grupo la tarde del primer sábado de septiembre en las instalaciones del Museo Arqueológico Argentino Ambato, aquella ambiciosa obra del Aroldo Rosso reflotada, luego de un sinnúmero de contratiempos, por la Agrupación Amigos del Museo encabezados actualmente por María Elena Flores, José Spada y Puchi García Quirno.

Ellos idearon este ciclo de música con frecuencia mensual al que, a juzgar por lo que se vio esa tarde, la sala de la planta baja de la antigua casona ya resulta demasiado chica, tanto que prometieron la instalación de una carpa para ampliar la capacidad.
Los Barroco tal vez ofrecieron un concierto de altísima calidad musical en el que se escucharon obras de Boismortier, Vivaldi, Telemann (“Se cumplieron 250 años del fallecimiento del célebre compositor alemán”, avisó Alabarces). Al repertorio puramente clásico le sumaron piezas de la música popular de autores como Morricone (tema de la película La misión), Piazzola (Oblivion), Egberto Gismonti (Agua y vino) y algunos valses y milongas del género tanguero: Caserón de tejas (Catulo Castillo-Sebastián Piana) y Pedacito de cielo (Homero Expósito-Francini/Stamponi).     

Cuando llegó el momento del leit motiv del grupo, la canción Barro tal vez, especie de zamba que compusiera Spinetta siendo un adolescente aún y que grabara varios años después para su álbum solista Kamikaze (1982), recién entonces Jorge Alabarces contó que el nombre del trío fue una ocurrencia de Alicia, la clevecinista del trío, inspirada en esa bella canción del Flaco que alguna vez también grabara junto a Mercedes Sosa. La interpretación de este tema por el trío de música barroca fue uno de los más celebrados de toda la lista, “¡Un éxito!”, exclamó Jorge.

Sala: Museo Arqueológico Argentino Ambato
Lugar: La Falda
Fecha: 02/09/17